lunes, 15 de octubre de 2018

No...

“Aprender a decir que NO es un lujo.
NO quiero,
NO me gusta,
NO tengo ganas.
Todo eso es sano.”
¿Por qué cuesta tanto decir que “NO”?

Parece mentira, pero una de las cosas más difíciles es aprender a decir que “NO”. Esto es porque, muchas veces, decir que sí es mucho más simple y nos crea menos problemas. Al menos en apariencia, ya que tratar de quedar bien con todos es prácticamente imposible. Entonces decir que “no” puede ser la mejor forma para evitar otras complicaciones o problemas en futuro.

Es sólo cuestión de respetar aquello que realmente sentimos o deseamos; y no dejarnos influenciar por el miedo a ser excluídos por los otros. Comprender que siempre será mejor ser “rechazados” por lo que realmente somos o pensamos, que ser aceptados por una falsedad. Porque decir que “NO”, no significa ser maleducados, simplemente es poner límites; para uno mismo, y para los demás.

Tú, ¿sabes decir “no”? ¿Te cuesta mucho hacerlo?
Como siempre, cuéntanos tu parecer, tu opinión, nos interesa.
Alma & Luna

17 comentarios:

  1. Buen lunes amigas , espero que el tu familia este mejor y Luna que se lo esté pasando bomba en su viaje ..Dicho lo cual vamos al tema jajj.
    Es cierto que muchas veces la mejor manera de no complicarnos la vida es aceptar y no negar , pero es un mal que a la larga pagamos con intereses , como bien has dicho el negar algo o cualquier cosa no significa ser maleducados y no querer a esa persona simplemente que hay veces que no se puede o sencillamente no nos apetece hacer lo que nos están pidiendo.
    Mi madre decía que era mejor una vez la cara colorada que ciento amarilla es cierto .. al final llega un día que no puedes hacer el favor que llevas haciendo un tiempo y dices NO , y la otra persona lo toma a mal pq el ser humano nos acostumbramos a las rutinas rápidamente y lo que es un favor se vuelve obligación .
    Con todo esto creo que es necesario decir NO cuando no queramos o deseemos algo , mejor eso que mentir por quedar bien .
    Un abrazo inmenso para las dos y cuidarse ..besos feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Campi! ...ahí vamos; y seguramente Luna lo ha pasado genial.
      Obvio que es necesario, y sumamente sano, saber decir NO... lo único que sí tenemos que aprender es cómo decirlo, porque tampoco es cuestión de herir al otro.

      Besotes!!!

      Eliminar
  2. A mí no me cuesta decir que no, soy de los que no dice que sí a cualquier cosa o cualquier persona, así también en actitudes si algo no me agrada. Pero es cierto, cuesta decir que no y quedar como alguien que no va donde va el resto o se sale del margen.

    Besos dulces y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez, y digo sólo tal vez, por los roles que el hombre tiene en la vida, los que como sociedad, educación y costumbres, hemos dado (hay que hacerse cargo de la parte que a cada uno le toca...), le sea más fácil decir que NO... sería una perspectiva a tener en cuenta, en la cual detenerse a pensar cuanto menos, ¿o no?

      Besos grandes, Dulce.

      Eliminar
    2. Una persona con carácter sea hombre o mujer sabrá decir que no cuando deba. Creo yo.

      Besos dulcemente grandes Alma.

      Eliminar
  3. Así es... para evitar problemas damos el Sí en la gran mayoría de los casos. Cuesta y desgasta el querer agradar a todo el mundo, sin embargo hay personas y situaciones que te hacen gritar un No mas que decirlo.

    Mil besitos y feliz día, señoritas escritoras ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Auro... cuando he leído eso de "damos el Sí...", mi cabecita que hace unas asociaciones libres muy locas, ha pensado al matrimonio... pero bueno, si es que Freud conmigo se descojona de risa! ...en definitiva, aprendamos a decir que NO cuando hace falta, es lo mejor para todos.

      Besotes infinitos...♥

      Eliminar
  4. Me cuesta horrores decir que no. Sobre todo en el ámbito laboral. Es un tema muy complejo para mí. Son contadas las ocasiones y debo tener argumentos más que contundentes para poder decir que NO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre te he dicho Hugo, que creo que reconocer y admitir nuestros propios puntos débiles, nuestros límites, es de valientes... y el primer paso para cambiar, siempre que así lo deseemos.

      Besotes flaco!

      Eliminar
  5. A m e da gracias la de personas que dicen que no saben decir "no" y qué pocas veces les he oído decir "sí". No sé si es más complicado decir lo primero que lo segundo, y creo que tiene más consecuencias decir "sí" que decir "no".
    Supongo que las veces que damos negativas sin ningún "remordimiento" es porque no tenemos vínculo alguno con esa persona o entidad o cuando está en juego algo material. Los sentimientos son un arma de doble filo y ahí el "no" es más costoso.

    A mi me costaba una enfermedad decir "no". De un tiempo a esta parte, se puede decir de mil maneras. Y lo más curioso, es que hasta sí me cuesta más. Es un agote mental y emocional en ocasiones que no rinde cuentas.
    Pero cuando digo "sí", es sí con todas las consecuencias, y cuando digo "no" es con toda rotundidad.

    Besos enorme para ambas :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Mag, en eso de que cuando decimos NO sin ningún tipo de reflexión, sea tal vez porque no hay un vínculo profundo o importante, si se quiere... pienso cuánto cuesta decir NO a un hijo, a los propios padres, a tu pareja, a un buen amigo... Pero el tema es ese que dices, tampoco podemos "enfermarnos" por tener que decirlo, por callarlo tampoco. Debemos aprender a que lo que se piensa y lo que se siente, vayan de la mano... aunque cueste.
      Y, como tú, que cuando se diga "Sí" sea con todas las consecuencias y cuando sea un NO sea con toda la rotundidad.

      Besisssssssssssssssssssssssssssssssssss!

      Eliminar
  6. Me costaba mucho pronunciar el “no”, pero más me costaba llegar a pasar situaciones que no quería, por no haber sido capaz de pronunciarla. Supongo que con el tiempo vas aprendiendo a eso, y a tantas cosas más por las que vaciarte de pesos, y ser, por encima de todo, como quieres ser. Hoy en día no tengo ningún problema en decir “no”. Supongo que es cuestión de valorar y sopesar, dependiendo de la situación.

    Un abrazo grande para ambas, mis preciosas amigas 💙💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que justamente en ello nos enrollamos por no decir un NO en tiempo, en situaciones que no deseamos, y que, hasta pueden herirnos o dañarnos. Pero el tiempo es siempre un buen maestro, sin dudas.

      Besotes gigantes Gin... ♥♥♥

      Eliminar
  7. Y eso se llama estilo asertivo, se defiende el punto de vista, se tiene en claro que se tienen derechos. Distinto del estilo pasivo, en que se cede a los deseos de los demás. Y al estilo agresivo.
    Bien planteado.
    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, más allá de estilos o sus nombres, lo bueno y sano, como dije antes Demi, es que lo que se piensa y se siente, vayan de la mano, como así también lo que se dice y se hace... coherencia que le llaman.

      Besos!

      Eliminar