lunes, 23 de abril de 2018

Las raíces

Con Alma, no sólo compartimos una amistad y un cariño forjado a través de la distancia, sino que ambas también somos inmigrantes. La vida nos hizo cruzar el océano para buscar una vida mejor, un futuro más libre, más seguro. Compartimos una experiencia radical que cambió nuestras vidas para siempre.
Ambas decidimos arriesgar y lanzarnos al vacío. Cada una por los motivos que fueran (quizás eso no tiene importancia, pero, sí es el punto álgido por el cual se toma una decisión absolutamente vital)  apostamos por dejarlo todo.
Y de repente todo cambia, como si de un tajo neto te arrancaran de la tierra, y el mar fuera la mezcla insalvable de sangre y lágrimas. Tu tierra queda atrás y tú vas hacia lo desconocido y lo sientes como un vacío, un miedo expectante al futuro.
El precio que se paga es alto: atrás queda la familia, los amigos, el trabajo,  tus cosas y el poderosísimo sentimiento de “pertenencia” de saberte de un lugar, de sentir que “eres”. Aprendes a desprenderte y el coste es duro y difícil. Hay que hacer el duelo de lo que se deja y un ejercicio de aceptación de la nueva situación (por mejor que sea en relación a lo que se deja). Y sobre todo creo que lo más complicado es no quedar atrapado en la nostalgia, en el recuerdo que paraliza y te impide disfrutar de lo bueno que te rodea.
Sin embargo ahora, que podemos verlo a la distancia, las dos creemos que ha merecido la pena. Hemos construido una vida enriqueciéndonos de otras culturas y aportando la esencia de la nuestra.

La propuesta entonces para todos ustedes:
¿Serías capaz de dejarlo todo?
¿Arriesgarías salir de tu seguridad aunque tu vida no fuera todo lo “buena” que deseas para aventurarte a otra manera de vivir?
¿Podrías vivir en una cultura diferente aceptando las costumbres que te alejan de tu propia cultura?
¿Te sientes de verdad arraigado a tu país de origen a pesar de vivir fuera (si es este tu caso) ?
Y por último: ¿crees en el arraigo? o simplemente ¿lo que te ata a tu tierra es la familia, los vínculos, etc.?


                                                                                                                        Luna & Alma



lunes, 16 de abril de 2018

Sensualidad

Mordía a todo esto una granada, con el codo apoyado sobre la mesa; las bujías del candelabro, delante de ella, oscilaban con el viento; aquella luz blanquecina daba a su cutis tonos nacarados, rosa a sus párpados, brillo a sus ojos; el rojo de la fruta se confundía con el púrpura de sus labios, su delgada nariz temblaba y toda su persona ofrecía algo de insolente, ebrio y ahogado.
(Frases de "La educación sentimental", 1869 - Gustave Flaubert)


Cuando me propuse escribir acerca de la sensualidad, creí que el enfoque estaría dirigido hacia lo erótico. La connotación a toda luz, era en esa dirección. Pero en realidad luego me di cuenta de que mi intención no era esa. Simplemente porque creo que la sensualidad es algo que va más allá de lo sexual o erótico.

La sensualidad es una actitud que tal vez nace con cada uno y que algunos desarrollan más que otros. Tiene que ver con el magnetismo que emanamos, con esa cualidad intangible. Una especie de combinación del poder sensual interior para emocionar, unido al magnetismo personal.

Ponemos en marcha todos los sentidos, nuestra actitud es el reflejo de la confianza en nosotros mismos. La mirada, el tacto, el olfato, el oído, el gusto, nos conectan con el placer. Desde lo más elemental como morder una manzana hasta lo más sofisticado o excepcional. Siempre conectaremos con los sentidos. Cuando nos dejamos llevar por el placer se pone en marcha nuestra sensualidad. Y así nos sentimos. Abandonados a esa sensación de disfrute. Y es lo que el otro percibe de nosotros.

No hace tanto tiempo que he descubierto que sentirme sensual está ligado a lo sutil. Quizás equivocadamente se entiende que es algo así como convertirnos en “ lobas o lobos” encaramados en nuestro erotismo.

Y tú, ¿eres sensual? ¿Te sientes así, o cómo lo definirías? ¿Es un instinto o es algo que vamos adquiriendo en el transcurso de nuestras vidas? ¿Crees que es algo que se puede aprender o es innato en cada persona? ¿Qué despierta tu lado sensual? ¿Qué es lo sensual para ti?

Luna & Alma

lunes, 9 de abril de 2018

Amar


“(...)
Te amo. –dijo el Principito.
Yo también te quiero. –dijo la rosa.
No es lo mismo... –respondió él. Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía. Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos. Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí. Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar.
Ya entendí. –dijo la rosa.
No lo entiendas, vívelo. –agregó el Principito.
(...)”
(Extraído del web de autor desconocido)
Me pregunto por qué muchos confunden "enamoramiento" con "amor". Todos pasamos por lo primero muchas veces, tal vez más de las que admitimos; y es hermoso. ¿Y cómo podría no serlo? Te sentís especial, con más energía, ves todo positivo y con los colores del arcoiris... Son esas mariposas que no sólo están en el estómago, sino por todo el cuerpo... Es caminar a un palmo del suelo... Son esas ganas inmediatas y constantes de saber, de sentir, de estar con esa persona... Es ese fuego infernal que te quema por dentro y te hace sentir en paraiso... Es tantas cosas que podríamos estar aquí escribiendo hasta cansarnos...

Y repito, es un estado hermoso; es mejor que cualquier dosis de adrenalina... pero termina. En mayor o menor tiempo finaliza, y esta es la realidad que todos sabemos. Te vuelves a sentir un común mortal, ves las cosas de forma real, con los colores que tienen ...hasta el blanco y negro. Las mariposas desaparecen y vuelves a tener los pies en la tierra. Y es justo en ese momento donde la magia tiene lugar. Porque en algunos casos es ahí que inicia el amor. Cuando ves al otro tal y cual cómo es, cuando no idealizas; cuando aceptas todos los claroscuros.

Porque amor es admitir que no todo es poesía. Que hay días maravillosos y otros que son terribles. Que existen momentos donde sentirás de nuevo esas mariposas en el cuerpo, y otros donde una manada de elefantes te caminará encima. Amor es ver más allá de unos ojos, es escuchar no sólo las palabras, es sentir y no con la propia piel sino con el alma. Amor es despertarse cada mañana, sabiendo que tal vez no sea perfecto, pero que no es un sueño, que es real. El amor no es una publicidad, no son dedicatorias, ni palabras en verso. El amor no es momentáneo, no es un "me gustas" ni un "me encantas" ni siquiera un "te quiero". Amor es mucho más que todo lo que se pueda explicar. El amor te traspasa pero no te rompe, al contrario, une todos los pedazos que antes estaban rotos. El amor no te subyuga, ni te sobrepasa, te sostiene, te apoya...

...el amor te salva.

Y vos... ¿cómo vivís el amor? ...¿dices “te amo” a alguien que no sea tu pareja, a un/a amigo/a de siempre, a un/a hermano/a, a tus padres o te avergüenzas? ...¿crees que haya varios tipos de amor? ...¿que sea necesario clasificarlos o explicarlos?
Alma & Luna

lunes, 2 de abril de 2018

Inspiración

"...Carlos, mi ex, decía que cuando tu mente está escribiendo, todo surge como sin esfuerzo y puedes hacerlo casi sin pensar, con la tele puesta, con interrupciones, sonando el teléfono y hasta contestando. Cuando no tienes ese momento, ya puedes aislarte en una cabaña con chimenea, en un lago de la montaña, que no te sale ni una línea.”

(extraído del libro: “Para Ana de tu muerto” de Juan Del Val y Nuria Roca)


La página en blanco. O el teclado con el documento abierto en blanco.
Como un lienzo. En blanco también.
Como nuestra mente, que se empeña en escribir pero no acierta el qué. Huyen las musas y también nosotros nos quedamos en blanco.
El blanco es el vacío. Es ese espacio infinito que no sabemos o no podemos llenar. Y pareciera que cuanto más nos empeñamos, más nos asomamos a ese abismo.
En general, todos los que estamos aquí en el mundo Blogger, en mayor o en menor medida escribimos (o lo intentamos) todas aquellas manifestaciones en las que nos sentimos fluir: relatos, poesía, reflexiones, fotografías, música, composición artística de varios géneros, etc. Sin embargo, cuando la inspiración nos abandona, nos sentimos perdidos, bloqueados, empantanados entre el deseo de querer y no poder. No existen las fórmulas. Simplemente no podemos decir nada.
Otras veces nos sentimos inundados de palabras, pareciera que todo lo que queremos decir se vuelca a una velocidad muchas veces más rápida que el pensamiento. Nos sentimos uno con la palabra, uno con la musa, uno con la inspiración y con el toque mágico. Y nada ha cambiado con respecto a nuestra intención. Queremos escribir. A veces sale y otras no.
El entorno no ha cambiado, pero, se ha producido la magia, se desatasca el alma y por fin escribimos.

Nos gustaría que comentaran cómo es el acto de escribir en cada uno de ustedes, en qué se inspiran, cómo surge ese instante perfecto, si tienen algún ritual, si escriben de forma disciplinada como práctica habitual, si lo hacen con papel y lápiz o pueden escribir directamente en un ordenador, etc. En definitiva, cómo es el acto de escribir y cómo les llega "La inspiración".
Luna & Alma

lunes, 26 de marzo de 2018

Interpretar


Cuando leemos; cuando escuchamos música; cuando vemos una película, hasta cuando alguien nos cuenta o nos dice algo, nosotros interpretamos. Lo hacés vos... lo hago yo... lo hacemos todos. Es normal, es lógico, es humano. Y lo hacemos desde nuestras ideas, desde nuestras creencias, desde lo que pensamos y sentimos, por lo que es totalmente subjetivo, y hasta momentáneo diría. ¿O a nadie le ha pasado de leer "algo" en un determinado momento de su vida y releerlo tiempo después con condiciones diferentes, e interpretar una cosa totalmente diversa? ...a mí me pasó!!!

Pero no es este hecho de lo que deseo reflexionar, sino de lo que me "asusta". Y que no es que se interprete, sino que alguien pueda llegar a creer que esa interpretación, ese modo personal de ver algo o una situación, sea una verdad absoluta.

Si yo escribo o comparto letras que hablan de tristezas, no significa por fuerza que yo esté triste en ese preciso instante... pude haberlas escrito tiempo atrás; o el texto me impactó y pude sentirlo más allá de mi real estado de ánimo. Porque no quisiera imaginar si escribiera de un homicidio ...¿tendría que esperarme la policía en casa?

Por eso te pregunto, ¿has alguna vez creído, interpretado algo, y lo has dado como cierto y luego te has dado cuenta que era equivocado? o ¿te has expresado de alguna manera y alguien te ha mal interpretado?

Alma & Luna

lunes, 19 de marzo de 2018

Transmitir

(Fotografía de Marcela Taboada)

¿Qué intención  tenemos cuando transmitimos algo?

Comunicar, compartir, cuestionar, entender, emocionar. En definitiva llegar al otro, manifestar algo que nos mueve o que nos conmueve.

Hoy nuestra propuesta nace también de una imagen, pero en esta ocasión queremos saber qué les transmite. Una fotografía que logra captar un instante que puede tener tantas lecturas como luces y sombras.
A simple vista una mujer y una niña juegan con la luz del sol que entra por un hueco del techo. Todo es muy humilde, las paredes desconchadas, en el suelo una esterilla de paja, velas en una cesta, un fuego al fondo y una ventana. Las ropas de la mujer y la niña nos revelan que son campesinas indígenas, sus expresiones son serias. Solo un instante captado en una fotografía. Sin embargo, cuando la miro, algo me conmueve, me emociona tanta sencillez, el contraluz perfecto que me muestra mucho más de lo aparente. La fragilidad de la luz, como un halo casi mágico filtrándose limpiamente por un agujero del techo. La mujer y la niña ante la maravilla de la cascada de sol entrando y dándoles tibieza. La madre, nutridora, proveedora, maestra de la vida, y la hija ante el asombro y la mirada del aprendizaje. La profunda comunión, de la naturaleza y la humildad. La perfección en lo cotidiano. No hay nada que perturbe ese instante sagrado honrando a la luz, los dones del universo, de la madre tierra. Y de fondo la pobreza, lo elemental para la subsistencia, un fuego, unas velas, una esterilla en el suelo. Un techo roto que las cobija. El devenir de los días quizás siempre iguales, pero con momentos de inexplicable belleza.
Y a ti, ¿qué te transmite?  ¿Ves algo más de lo aparente? ¿Te conmueve? O ¿sencillamente te deja indiferente?

¿Te animas a transmitirnos tu sensación?
Luna & Alma

lunes, 12 de marzo de 2018

Elegir

"A menudo pensamos en la libertad como algo que sólo puede hacer más fácil la vida. Pero en realidad, puede ser abrumadora e, incluso, aterrorizante.
Piénsalo.
Podemos tomar, en cualquier momento, cualquiera de los infinitos caminos hacia el futuro, y nada menos que el resto de nuestras vidas depende en cada elección. Así que puede ser un gran alivio decirnos a nosotros mismos que en realidad tenemos menos opciones disponibles o que, incluso, no tenemos elección.
En otras palabras, aunque queramos la mejor vida posible, si ésta será descepcionante, al menos nos gustaría que ello fuera culpa de alguien más."
(David Cain)

¿Cuántas veces hemos oído decir, o hemos dicho: "no tenía otra opción" ...o "hice lo que debía"? Incontables. Y creo que esto es un engaño, una mentira a nosotros mismos y a quien tenemos delante. Siempre hay más de una opción, y el elegir está en nosotros.
Si una mujer queda embarazada, nos guste o no, estemos o no de acuerdo, el tener ese niño no es la única posibilidad, ni siquiera lo que debería hacer; sino no habría abortos en este mundo. Si un hombre, en este caso, decide hacerse responsable y formar una familia, no es lo que "debía hacer", sino no habría hombres que desaparecen y madres solas.
Todo, a partir de una cierta edad, es una cuestión de elección. Elegimos. Y lo hacemos en base a muchas cosas; a educación, a experiencias, a creencias, a filosofías de vida... pero elegimos. Elegimos comportarnos de uno u otro modo. Elegimos responder de una u otra forma. Porque si así no fuera, ante una misma situación todos actuaríamos del mismo modo, todos tomaríamos el mismo camino. Y así no es.
Lo que sucede, es que hay que hacerse responsable, no sólo de elegir, sino de las consecuencias que cada una de nuestras elecciones conlleva.
Alma & Luna

Esperamos que tu elección sea comentarnos lo que sinceramente piensas...