lunes, 16 de julio de 2018

Propio camino


“Que tus elecciones reflejen tus esperanzas,
no tus miedos.”
(Nelson Mandela)


Hace unos años, en una de esas tardes que quieres ver una película pero no sabes muy bien cuál; de casualidad ví “Algúndía este dolor te será útil”. Una película que luego supe fue basada en el libro del mismo título de Peter Cameron (que por cierto aún no he leído). Recuerdo una escena donde el protagonista, un muchacho de 17 años está hablando con el padre con respecto a su futuro, diciendo que no tenía ninguna intención de ir a la Universidad, y de querer ser artesano; de desear comprarse una vieja casa en algún lado y, simplemente, vivir allí haciendo aquello que amaba hacer. Su padre, como toda su familia, quedan desconcertados, ya que para ellos, lo importante es conseguir el éxito a los ojos de la sociedad, de los demás, del mundo.

Esto me lleva a pensar a: las elecciones de vida, y lo difícil que se hace a veces optar por el propio camino, respetando nuestros verdaderos deseos, persiguiendo nuestros propios sueños, y no aquello que nos impone algún otro, llámese éste familia, amigos, sociedad. Muchos viven con este concepto –según mi opinión equivocado–, que siendo joven debes elegir qué hacer de tu vida, qué ser; casi sin muchas opciones de cambiar. Con 20 años o menos “debes” elegir una carrera y terminarla de la mejor manera; no es posible que tú inicies a estudiar economía, por ejemplo, y luego de un año te des cuenta que no es para nada aquello que deseas para tu futuro; y que tu sueño sea ser carpintero. “¿Y en eso piensas proyectar la vida?” ...como si, justamente, de lo que se hablara no fuera la propia vida, sino un esquema igual para todo individuo.

Ni hablar cuando ya has superado cierta edad. “¿Y a este punto te meterás a hacer...?” ...y yo me pregunto, ¿por qué no? Si a un determinado momento de nuestro andar, nos damos cuenta que no somos felices con lo que hacemos, con lo que somos, o que aún soñamos con esto o aquello, ¿por qué no ir detrás? ¿Por qué quedarnos en prejuicios basados más en cuestiones sociales que propias? Yo no creo esté mal que un joven “pruebe” esto y lo otro hasta encontrar lo que realmente le gusta y desea hacer... es un poco como cuando te compras ropa, ves un vestido hermoso en la vetrina pero hasta que no te lo pruebas no sabes si es justo para ti. Como tampoco veo equivocado hacer todo lo posible para realizarnos como seres individuales, para alcanzar un sueño, más allá de parejas y familia, tengas la edad que tengas. Al fin y al cabo, si esas elecciones nos harán felices, mejores, con nosotros mismos y con el resto, ¿no es éste el objetivo último por alcanzar?

Alma & Luna

17 comentarios:

  1. Este post me suena a algo, jejeje...
    Cuando eramos pequeños mi abuela nos reunía sentados en el suelo en torno a ella y nos preguntaba a mis primos y a mi que queríamos ser de mayor. Cada cual con sus sueños y sus ilusiones, cuando me tocaba a mi: "Mentito tú que quieres ser de mayor" (me parece oír el timbre de voz de ella) yo era la típica niña pecosilla con dos trenzas, gafitas de empollona y zapatos ortopédicos, jajaja, que quería se como como su padre, motera... además de monja y por supuesto artista. Lo tenia tan claro, mis primos según crecían iban cambiando, yo no. Quería exponer mis obras en grandes museos. Recuerdo que mi abuela me decía que ser misionera y pintora tenía mala combinación, porque el mundo necesita de personas a tiempo completo para que cuiden de "los pobres" que viven en él (y no llamaba pobres a los indigentes sin recursos).

    Cuando salí del colegio, me vi enfrascada en mi primera misión de hacerme cargo de cuidar al mundo y a los pobres más cercanos, y treinta años después sigo trabajando en ello. No soy monja, pero no necesito unos votos para tener el mismo Espíritu dentro y compartirlo cuando alguien lo requiere. Ahora tampoco soy motera, porque padre ya no conduce y mi familia requiere que mis hobbys no sean caros; es por ello que también ahora después de agotar mi material de pintura, tampoco pinto... Pero soy quien quiero ser: quien siempre está para que nadie que me requiera, se sienta lo sol@ que me he llegado a sentir yo. Yo soy plenamente feliz con ello. Y aún así... hay sueños desechados que he llegado a dar por perdidos. Como el de ser artista.

    He tenido la fortuna de cruzar mi camino con Mayo, un gran hombre, que me acompaña y me muestra un camino paralelo de ser uno mismo sin tener que renunciar a quien eres, ni a aquello que por diferentes cuestiones al momento de elegir, no pudiste ser o tener. Nunca es tarde para ser un poco egoísta para los demás en favor de uno mismo. En el camino de mi felicidad, a veces he olvidado, que a menudo se requiere también de perder el tiempo si hace falta en cosas inútiles pero que te harán crecer aún más por dentro. Yo siempre he tenido pendiente sacar adelante la carrera de bellas artes, pero nunca tenia tiempo para hacer algo que lo requería (y mucho, pues he de empezar desde donde lo dejé) solo para mi y para no tener beneficios más allá que mi propio placer.

    Decía que he tenido la fortuna de cruzarme con Mayo porque mi placer es también suyo, y el suyo que yo cumpla mis sueños desechados. Y como nunca es tarde para dejar de soñar, porque dejar de hacerlo sería prueba irrefutable de que estamos muriendo... Me apunto al carro de las elecciones suicidas, esas que nadie comprenderían pero que son la esencia de quienes somos realmente... Como la de volver a reincorporarme a estudiar algo, que sigue sin ser aceptado como de provecho, por la poca salida laboral que tiene... Pero lo que si tiene beneficio es que pese a todo, indiferente al momento, debemos saber elegir en fidelidad a quien uno es. Y si el momento es propicio... avanzar. Las pesadillas también están aceptadas dentro del conjunto de los sueños, pero nunca deben frenar al individuo a perseguir los suyos, ni a desecharlos.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mento! Qué maravilla de recuento de vida. Me he quedado prendada de tus letras!
      No quiero ni puedo añadir nada más.
      Un abrazo enorme!

      Eliminar
  2. Holas!! que bien viene esta propuesta para poder volver la vista atrás y recordar desde la infancia las cosas que queríamos ser y por una u otra cuestión se quedaron en el camino. Hablando desde mi experiencia debo decir que nunca supo claro lo que deseaba ser de mayor , tal vez pq vivía en presente a tope con mis amig@s , familia y mis aventuras .
    Ya de adolescente siempre me gustó estudiar pero nunca termine lo que realmente me hubiera gustado ser MÉDICO , me quede más abajo y la única culpable fui yo , pero no me arrepiento de mis decisiones pq ello me llevó a cuidar de mis padres y ser ama de casa lo cual soy pq me gusta y me siento identificada , no me siento por ello menos realizada , ya que mi trabajo lo elegido yo y ha sido mi decisión , ello no me impide crecer como persona , y avanzar en conocimientos .
    Siempre que decidimos algo , no quiere decir que dejemos otras cosas de lado , puede ir en paralelo .
    Cómo es seguir soñando , y haciendo poco a poco aquello que una vez dejamos aparcado para ocuparnos de algo en ese momento más importante , pq el día que dejemos de soñar dejaremos de existir .
    Lo más importante de tomar decisiones es que nunca podamos arrepentirnos de ellas y si fuera de ese modo subsanarlas siempre hay tiempo de todo , es cuestión de empeño ..
    Un abrazo y gracias por dejarnos estas propuestas que siempre sin buenas verlas en conjunto " de aquí se saca una tesis " jajajja besotes guapas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he sentido muy identificada con tus decisiones Campi, también dejé todo para dedicarme a mi hogar ( dejé TODO, país,trabajo,amigos,familia,seguridad...)
      Gracias!

      Eliminar
  3. Me viene a la mente el discurso que dios Steve Jobs en una universidad y se me mezcla con un anuncio de una conocida marca de coches: La vida está montada la revés de nuestros pasos pero no de nuestros sueños.

    No he sido todo lo que me hubiera gustado, pero me queda tiempo, ni he tenido a mi favor las piedras del camino para lograrlo pero todo cuanto he hecho, bueno o menos bueno, me ha formado como persona independientemente del camino que otros hayan seguido.
    Somos nuestras propias elecciones, incluso aquellas que nos vienen derivadas.
    El saber no ocupa lugar, del mismo modo que no saber no te hace ignorante.
    Cuando ya pude tomar mis decisiones, tomé las que consideraba adecuadas en ese momento No pensé en más allá. La vida me ha enseñado que no eres fruto de tus decisiones en realidad pero lo que no has vivido hasta ahora, no esperes vivirlo de más joven... pero nos queda todavía un largo camino.

    Nos enseñan lo material, el estar ahí para poder mirar a los demás desde arriba, a esforzarnos por cara a la galería. No digo que todo sea así ni para todos, pero han de enseñarnos a ser felices y disfrutar de aquello que nos hace dignos y dichosos. Creo que hay que tomar las decisiones que te hagan sentir vivo. Da igual si es picando en un huerto y comiendo patatas, o ateniendo un puesto de trabajo que te permite no disfrutar de la familia y tener un chalet en la sierra y sacrificar mil cosas pero te da un postín social y llevar trajes que cuestan un salario o dos. Uno elige, pero como dijo quien he nombrado al principio: Sé feliz con lo que hagas y ayuda a los demás a serlo. Y yo digo, sueña, aprende de tus sueños y vívelos si es posible, sino compártelos.
    Y ya no sé de qué hablaba pero ya no me enrollo más :-)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No,no te enrollas. Estoy de acuerdo con todo lo que has expuesto. Es más,quizás, añadiría que lo que uno elige o decide,es lo justo en ese preciso instante,porque es lo único que puedes hacer. Es decir, eliges en función de lo que piensas,sientes y quieres en "ese momento" que era tu presente. Aunque el hoy te haga pensar que quizás no fue lo adecuado. Sin embargo,siempre pongo el ejemplo de que tú ahora no usas el mismo zapato que a los 8 años,no podrías calzarlo, pero en ese momento era el mejor zapato para ti con lo cual, todo lo vivido desde esa elección hasta tu presente, obviamente te habrá hecho cambiar mil veces de perspectivas. Pero justamente de eso se trata. De mirar las elecciones pasadas justamente como eso: elecciones tomadas en ese momento, tal y como lo vivías en ese momento.
      No sé si me lié o se entiende...
      Un beso!

      Eliminar
  4. El deber social nos impone un camino, un modelo a desarrollar, que además no todos pueden realizar, así que tampoco eso asegura nada, por lo tanto siempre habrá que buscar el modo de realizar sueños, proyectos, deseos y llegar a ser lo que queremos, no todos llegan a ser lo que quieren pero al menos se puede tratar de tener una vida tranquila en lo posible, lo ideal no siempre se realiza, quienes lo hacen son afortunados, sin embargo se puede sentir satisfacción de haber afrontado, luchado y conseguido logros personales y ver eso reflejado en una familia o en un buen vivir que te permita precisamente eso, Vivir.

    Besos dulces para ambas y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es básico el poder estar en un entorno donde se respete tu decisión (pienso en padres e hijos, o profesores y alumnos, como figuras representativas). Confiar, ayudar,sostener al hijo,al alumno en esas primeras decisiones que marcarán sus vidas.

      Eliminar
  5. En el entorno donde he crecido ya se nacía con un futuro premeditado y realmente cuesta romper las normas.
    Hoy en día es difícil saber lo que se quiere hasta que no se conoce por mucho que se les diga o nos digan que es lo mejor para nosotros porque damos el perfil.
    Hay que probar y equivocarse para poder encontrar el elemento donde podamos fluir.
    Estoy totalmente de acuerdo en que sea la edad que sea hay que buscar nuestro camino e iniciar la andadura, porque será entonces cuando nos encontremos con nosotros mismos.

    Igual me he ido por los cerros de Ubeda.

    Cuando algunas madres me dicen lo que quieren para sus hijos mi pregunta siempre es... ¿sabe lo que él o ella quiere??

    Mil besitos mis queridas amigas y muy feliz semana ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Auro! Un solo ejemplo, un chico o una chica que sale ahora mismo del Instituto...sabe de verdad lo que quiere hacer? con 17 o 18 años, a menos que tenga una vocación clarísima, es muy complicado cargarlos con ese peso.
      Y es el momento de intentarlo y si se equivoca,pues para atrás otra vez.
      Cuando somos adultos,hay muchas más cosas que pesan en este tipo de decisiones, sobre todo si tienes una familia formada, o quieres romper con todo lo que estabas haciendo hasta ahora..
      De todas formas,creo que los cambios profundos también pueden darse dando pequeños pasos. NO hace falta tirarse en parapente,o irse a cruzar el desierto de Atacama, tal vez,simplemente con intentar dar un pequeño paso para que algo cambie y mejore en tu vida,sea suficiente.
      (Ahora me fui yo a Úbeda! )

      Eliminar
  6. Hola, Luna
    No conocía este blog y me parece muy interesante.
    El otro me enviaba a un black Jack.
    Muchas gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Pilar! Es un Blog a dúo! Somos dos amigas que decidimos emprender esta especial aventura. Te esperamos!
      Un beso!

      Eliminar
  7. en definitiva hay que hacer lo que uno tiene ganas de hacer, es difícil hacer oídos sordos a la sociedad, porque todo funciona muy cuadradito, donde hay una edad y modelo para todo. No podemos permitir que nos digan como construir nuestra felicidad, porque nunca nunca lo sabrán. Es así tal cual

    ResponderEliminar
  8. Muy lindo el blog! Siempre me hago una escapada para leerlo.
    Les dejo el mío... es bastante nuevito pero si quieren darse una vuelta y recomendarlo si les gusta :)

    amoreslarespuesta.blogspot.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Y sí Mento, esta entrada te "suena" porque has sido la última gota para completar una idea que ya tenía hace tiempo dando vueltas... hablar con vos fue sacarla a la luz.
    Muchas veces hemos conversado con Mag que todo es, o no, como debe ser; ya que cada cosa que nos pasa, cada hecho que vivimos, cada dificultad que pasamos, nos lleva al exacto lugar donde nos encontramos "ahora"... pero igualmente muchos tienen la costumbre de 'culpar' o hacer responsable de ciertas decisiones que son propias, a las circunstancias o al otro.
    Con respecto a lo del "deber social" que menciona Dulce, yo no sé si estoy muy de acuerdo -¿cuándo no? ...jajajajajaja- ¿a qué nos referimos cuando hablamos de deber social?, ¿a vivir según las leyes y/o condiciones de la sociedad en la que vivimos? ...también cada uno tendrá la opción de vivir aislado, los "hermitaños", vivir al margen de cualquier sociedad, ¿y quién puede juzgar si esa elección no hace feliz al individuo que la toma? ...todos somos distintos y para gustos los colores, como dicen.
    El problema -por llamarlo de algún modo- es como comenta Auro, cuando crecemos en un entorno familiar que ya "planificó" nuestro futuro ("él será médico como su padre, y como el padre de su padre antes que él...") ...y no existe la flexibilidad de que tal vez éste no desee ser médico, y sueñe con ser poeta, y ¿por qué no debería estudiar Letras simplemente por no salirse de una 'herencia' o dictado familiar?
    En definitiva, como dice Michelle, uno debe hacer lo que desea -obviamente que esto se entiende sin hacerle mal al otro, a nadie- ...hacer lo que nos realiza, lo que nos hace sentir plenos, felices... sin importar la edad, ni ninguna otra condición.
    Si sos "joven" prueba, porque cambiar no es sinónimo de fracasar... y si ya tenés "cierta edad" -familia y compromisos varios- pero te has dado cuenta que aún hay sueños por cumplir, algún camino por recorrer, pues intenta todo lo que te sea posible por realizarlos... si un@ es feliz, quien está alrededor y nos quiere bien, lo será también.

    Besotes a todos y cada un@... y a disfrutar de la semana que comienza!!!

    ResponderEliminar