lunes, 23 de julio de 2018

Lo importante



Las palabras de esta imagen, quedaron grabadas en mi memoria durante un largo rato después de ser leídas. ¿Cuántas veces me había pasado lo mismo? Cuantas veces había sentido ese fugaz “darme cuenta” y luego, pasado el tiempo,  llevada nuevamente por la rutina, las costumbres, estos perennes “pilotos automáticos” a los cuales estamos conectados, olvidaba “lo importante”?

Pareciera que lo sabemos pero no podemos ”aplicarlo” a la vida de manera sistemática. Casi sin darnos cuenta estamos nuevamente envueltos en expectativas, deseos, o frustraciones y desconectados de lo esencial. Nos dejamos llevar por todos los mensajes, estímulos, e informaciones del exterior.

Entonces, ¿cómo poder al menos una vez al día sentir esa “importancia de lo pequeño”? Volver a sentir ese alimento vital que nos llena de plenitud y agradecimiento.

Te dejamos unos pocos tips en forma de preguntas para que compartas tu pensamiento o tu sentir, ¿te apetece?

¿Cuáles son tus maneras de centrarte en lo esencial? ¿Valoras realmente esos pequeños momentos que enumera la imagen? ¿Puedes sentirlos? ¿O te pasan muchas veces de largo llevad@ por la vorágine del día a día? ¿Cuáles son las cosas que te enriquecen y te ayudan a cargarte de energía?

Luna & Alma


12 comentarios:

  1. Hola, chicas.
    Ya no solo hay que diferenciar entre lo importante y lo menos o, incluso lo que no es, sino fijarse en lo que es realmente urgente. Y antes de todo eso, tenemos un mundo interior que debemos cuidar, centrarnos en nosotros para poder proyectarnos. Estamos a eso de darlo todo por los demás, estar a los demás, procurar por los demás... pero, ¿por qué no procurar, cuidarnos, sernos por nosotros? Algunos dirían que es egoísmo. No, es quererse a uno mismo y cada día hay que reservar un momento a ello.
    Estamos envueltos en el aparentar y nos olvidamos de la esencia. Hemos olvidado aprender a disfrutar de las cosas sencillas, si hasta los niños olvidan que son niños, o les hacemos olvidar que lo son.
    Creo, sin querer enrollarme más en el tema, que hemos de aprender a contar los pétalos de las margaritas y sí a lo sí y no a lo no.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Maga... es más, creo que en general las mujeres traemos adosado en nuestra información genética ancestral el dar,el nutrir,el postergarnos en pos del otro,de los otros,etc.
      Es complicado reconectar con lo que es de verdad importante.
      NO te has sentido más de una vez absolutamente dividida sin saber reconocer qué es realmente lo que deseabas? Y no poder darte cuenta.
      Hay que empezar a mirarse, a deleitarse aunque sea de estar sentada frente a una ventana, mirando la calle,el cielo o lo que sea que se ve desde nuestras ventanas.
      Un besazo!

      Eliminar
  2. Buenas amigas, cuanta razón lleváis en esas letras , las cosas que verdaderamente nos hacen felices , no es la gran fiesta , ni el mejor vestido , ni el hombre más bello.
    A mi y ya tengo una edad y con ella también se aprende , los mejores instantes son esos que comparto con mi familia pero sin una cita especial , sino cuando surgen espontáneos y nos juntamos primos , ya tíos quedan pocos y recordamos cuando eramos todos pequeños esos instantes no están pagados.
    Otros de los bellos momentos es con esa amiga tomarte un café y un pitillo y contarle tus secretos e ilusiones que aún no siendo adolescente las sigues manteniendo .
    Para mi esos momentos son la alegría de seguir viviendo y creyendo en el ser humano .
    Y por supuesto totalmente de acuerdo con la imagen primera ..una carcajada y una lágrima pueden ser el preludio de algo muy bonito..
    Una feliz semana , os deseo una bellas vacaciones tal vez hasta Septiembre o quizás un poquito antes sed felices y sonreír a la vida ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como dices Campi, las que tenemos " una edad" vamos aprendiendo a trompicones,o porque finalmente un día decimos: "hasta aquí llegó mi amor" es hora de detenerme y sentir, ver, mirar lo que tengo cerca,aquello que siempre me ha pasado desapercibido por las mil cosas que ocupaban nuestra vida.
      Feliz semana! Y gracias!

      Eliminar
  3. Es cierto que somos conscientes en el momento que leemos estas palabras, pero el ritmo de vida auto impuesto nos hace ir tan deprisa que olvidamos lo que realmente es importante y a todo le damos cabida en el cajón de la prioridad.
    Importante es saber parar a tiempo y disfrutar de lo más simple porque de lo complicado poco se puede aprovechar.

    Mil besitos mis queridas amigas y feliz inicio de semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Auro. Es (creo) disciplinarse de a poco. Hoy paro 15 minutos y me sentiré respirar. Hoy paro media hora,y leeré este libro que me apetece,o me tomaré un té en silencio,o miraré jugar a mis hijos, o acariciaré la mano de mi pareja.
      Acostumbrarse, reconectar.
      Un besazo linda!

      Eliminar
  4. No creo exista una forma de darse cuenta de eso, o mejor dicho para mí sucede en cualquier momento de la vida, cuando comenzamos a darle valor a las cosas más sencillas y a ocuparnos de mirar más allá de lo superficial. Para mí es un proceso personal que todos haremos en algún instante de la vida. El asunto es asimilarlo bien.

    El día a día también muchas veces nos lleva por otros caminos, pero uno debe saber ser fiel a su visión de la vida y disfrutar de lo simple, de las personas, de los momentos, de la calma. En resumen ver la vida con los ojos del alma.

    Besos dulces para ambas y dulce semana.

    ResponderEliminar
  5. Ver la vida con los ojos del alma.
    Tal cual lo has dicho, es la síntesis perfecta. Solo puedo añadir,que es casi una práctica diaria, en un instante cualquiera tomar conciencia de lo que realmente "es" importante.
    Gracias Dulce.

    ResponderEliminar
  6. Lo importante o lo sin valor siempre será diferente para cada cual.
    Algunos aman la amistad (o la idea de ella), pasa el tiempo y descubro que la soledad es más placentera. ¿Quién está en lo cierto? ¿Quién es el errado?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que partiendo de esa base creo que encontramos lo que cada uno necesite.
      Gracias José!

      Eliminar
  7. Hola. Llevo varios días desde que lo leí intentando encontrar una respuesta a este planteamiento. A estas preguntas. Me doy por vencido. NO encuentro mis respuestas. La única explicación que he encontrado es que echo de menos aquello que ya no puedo recuperar. Ahora lo siento como importante. Y antes ahí estaba, pero sin ser consciente. Me es complicado. Pero intento tener los ojos abiertos para verlo día a día. Cualquier cosa que sea.
    Besos Alma, Luna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi humilde opinión, las respuestas, o "la respuesta" Don Dumas, está encerrada en tu propio comentario. Porque planteas algo muy común en el ser humano... valorar cuando se ha perdido... cuando ya no se tiene y, quizás sea hasta imposible recuperar. Y digo que ahí tienes la respuesta, porque si te has dado cuenta, así sea tarde para esa específica cuestión, no lo es para todo el resto... ¿me explico? Así que si continúas con los ojos -y el corazón- abiertos, permitiéndote de vivir a pleno cada instante, sin dejar para (un) mañana, tal vez -y digo sólo tal vez- haya menos cosas que echar de menos.

      Besos para vos.

      Eliminar