lunes, 12 de marzo de 2018

Elegir

"A menudo pensamos en la libertad como algo que sólo puede hacer más fácil la vida. Pero en realidad, puede ser abrumadora e, incluso, aterrorizante.
Piénsalo.
Podemos tomar, en cualquier momento, cualquiera de los infinitos caminos hacia el futuro, y nada menos que el resto de nuestras vidas depende en cada elección. Así que puede ser un gran alivio decirnos a nosotros mismos que en realidad tenemos menos opciones disponibles o que, incluso, no tenemos elección.
En otras palabras, aunque queramos la mejor vida posible, si ésta será descepcionante, al menos nos gustaría que ello fuera culpa de alguien más."
(David Cain)

¿Cuántas veces hemos oído decir, o hemos dicho: "no tenía otra opción" ...o "hice lo que debía"? Incontables. Y creo que esto es un engaño, una mentira a nosotros mismos y a quien tenemos delante. Siempre hay más de una opción, y el elegir está en nosotros.
Si una mujer queda embarazada, nos guste o no, estemos o no de acuerdo, el tener ese niño no es la única posibilidad, ni siquiera lo que debería hacer; sino no habría abortos en este mundo. Si un hombre, en este caso, decide hacerse responsable y formar una familia, no es lo que "debía hacer", sino no habría hombres que desaparecen y madres solas.
Todo, a partir de una cierta edad, es una cuestión de elección. Elegimos. Y lo hacemos en base a muchas cosas; a educación, a experiencias, a creencias, a filosofías de vida... pero elegimos. Elegimos comportarnos de uno u otro modo. Elegimos responder de una u otra forma. Porque si así no fuera, ante una misma situación todos actuaríamos del mismo modo, todos tomaríamos el mismo camino. Y así no es.
Lo que sucede, es que hay que hacerse responsable, no sólo de elegir, sino de las consecuencias que cada una de nuestras elecciones conlleva.
Alma & Luna

Esperamos que tu elección sea comentarnos lo que sinceramente piensas...


24 comentarios:

  1. Hemos de ser responsables de lo nuestro y de aquello que los demás hacen como consecuencia de nuestros actos. Elegir no es fácil. Lo es muchas veces entre el bien y el mal, entre lo que creemos y pensamos y entre aquello que nos es ajeno. Lo tremendo viene cuando hemos de elegir entre lo malo, lo menos malo.

    Nos movemos condicionados por muchos factores. Nuestro pensamiento no es puro del todo Abstraerse de eso y salirse del sistema es complejo pero por eso existen las curvas y las rectas, los caminos y los senderos, la integridad, la humildad, la reflexión, la lealtad... y el valor responsable.

    Un beso y muy bella entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno esto que dices Mag, elegir no es fácil, y abstraernos de esos condicionamientos es complicado,a menos que seas una persona absolutamente coherente con tu pensamiento y tu sentir y actúes siempre de acuerdo a "tu" sentir. Cosa que muchas veces no hacemos justamente por las curvas y rectas que tienen los caminos y senderos vitales.
      Yo creo que siempre elegimos: desde donde estamos, desde lo que sabemos o podemos, aunque luego pasado el tiempo veamos que no era quizás lo que deberíamos haber hecho.
      Un besazo.

      Eliminar
    2. Obviamente que elegir no es fácil, y es que nadie (nos) ha dicho que la libertad sea una cosa fácil. Pero tenemos esa capacidad, y negar esto, diciendo "es lo que debía..." o "es una reacción delante de este o aquel gesto..." es como descargar la responsabilidad de las propias acciones en el otro, en lo de afuera. Nadie dice tampoco que uno no pueda equivocarse al elegir, o actuar de impulso sin meditar mínimamente, pero no podemos pasarnos la vida diciendo "hice lo que podía...", a veces es necesario poner el pecho y decir "yo elegí este camino, me equivoqué y me hago responsable de ello..."

      Besisssssssssss!

      Eliminar
  2. Hemos de ser conscientes de que toda acción tiene reacción. Por lo tanto, si de nosotros depende esa acción, también dependerá de nosotros aceptar su respuesta, sea buena o mala. Es el precio a pagar, por decirlo de alguna manera, por esa libertad de decisión. Una libertad de la que no siempre disponemos, bien condicionados por asuntos laborales, familiares, etc… Pero aun así, dentro de esos límites, seguirá siendo nuestra decisión hacer frente o no, tanto como si actuamos como si no. Por lo tanto, el resultado siempre será el mismo; somos responsables de nuestros actos. Y siempre habrá otras opciones, solo que a veces, nosotros mismos ponemos un tupido velo en aquellas que sabemos, o, creemos, nos va a perjudicar.

    Interesante y para reflexionar, mis preciosas amigas.

    Bsoss gigantes para ambas, y muy feliz semana 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gine! Así es, creo firmemente que siempre elegimos,aunque sea desde "la no elección" ( sea permitir que otros decidan por ti) es de alguna forma elegir desde la "no acción". Y en muchos casos también vale. Es lo que pudimos o supimos hacer en determinado momento. Y eso no se puede juzgar. Eso sí, como tú dices, hay que ser coherente con las consecuencias de nuestros actos y elecciones.
      Un beso!

      Eliminar
    2. Sí, es verdad Gin, esa es una ley física de la cual no se escapa. "A toda acción corresponde una reacción igual o contraria." Pasa que cuando hablamos de seres humanos hay una variable que tendríamos que tener en cuenta, uno puede elegir qué reacción tener (obviamente no hablamos de casos extremos)...
      ¿Qué quiero decir? ...que si alguien me hiere yo puedo elegir entre hablarle haciéndole comprender el daño que me hace; o pagarle con la misma moneda; o la indiferencia y el olvido... y esta reacción es personal, porque ante un mismo hecho, una misma "acción" vos, Luna, yo, no actuaremos, no "reaccionaremos" del mismo modo, sin estar ninguna de las tres equivocadas. Es por eso que no me vale que digan "hice lo que debía..." o "sólo reaccioné ante tu acción...", porque en el momento que "reaccionas" eliges el cómo hacerlo.

      Besotes!!

      Eliminar
  3. No es mi deseo ser condescendiente, pero estoy de acuerdo con lo que plantean. Pienso que en la vida, en cada situación y para todas las personas en general, es cuestión de elecciones. El asunto es que ser responsable de lo que decidimos y del cómo manejamos un evento, es una cosa grande.
    En estos momentos no me encuentro en un muy buen punto de vida y todo es mi responsabilidad, no culpo a nadie, sólo a mi falta de visión. Hablar así cuesta a veces, pero es hora de que todos comencemos a sinceramos, sobre todo con nosotros mismos.

    Eso sí, hay situaciones que para ciertas personas no hay soluciones fáciles o que se vean a simple vista, aquí entra muy en juego la cultura de cada zona y los "contratos invisibles con la familia o el clan"; no pierdo la esperanza que determinados grupos puedan transformas esos destinos terribles y limitantes que tiene su idiosincrasia. Por eso es siempre bueno alzar la voz.

    Alma: Traté de entrar a tu perfil para revisar tu blog, pero no sé si sólo te mueves por éste o yo fui la que no supo ver tu blog. Por otro lado leí algunas cositas que publicaste en tu cuenta de google+ pero no puedo comentar ahí. Pero gracias por abrir este espacio. Por aquí estaremos en contacto.

    Un abrazo a ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó esto que aportas Kadannek,sobre los contratos familiares,los no dichos, lo que se espera de uno, cuando pertenece a una "tribu" y tiene que responder a esa expectativa. Salirse de ese patrón cuesta y tiene un peaje, y aunque valga la pena liberarse de esas cargas ajenas, el precio es doloroso muchas veces.
      Gracias por tu comentario! Abre otra ventana al debate!

      Eliminar
    2. Hola Kadannek... no creo, estoy segura, que lo tuyo no es ser condecendiente; y has captado el punto. Uno está donde está por las propias elecciones (siempre hablando de adultos, obviamente)... y qué difícil resulta a veces tomar consciencia de esto. Lo más fácil sería culpar al otro, al externo... "no soy feliz porque él/ella es/hace/dice/siente..."; "no estudié o no me dediqué a ... porque a él/ella no le gustaba..."; "no cultivé esta amistad porque a él/ella no le caía bien..." ...todo, desde las cosas más banales a aquellas más importantes. Y al entrar en este mecanismo nos hacemos mucho daño, porque solucionar, no solucionamos nada. En el momento que tomamos consciencia, que lo que hacemos y decimos son nuestras elecciones, y que nadie más allá de nosotros mismos es responsable de esto, podemos comenzar a modificar, a cambiar lo que no nos hace estar bien. Y tampoco castigarse por lo que hemos elegido en pasado, el "yo" del pasado habrá tenido sus razones para las elecciones hechas. Como dice la autora de "Mujeres que corren con los lobos", Clarissa Pinkola Estés: "Para poder ver la dirección correcta debemos ser capaces de ver las equivocadas." Es decir, a veces para aprender, debemos equivocarnos.

      Espero no haber(te) aburrido mucho, este espacio es justamente para esto, conversamos y reflexionamos entre amigos... besos!!

      (Y mi otro blog, más literario por así decirlo es: https://byalmabaires.blogspot.it/ ...luego veo lo del perfil, gracias!)

      Eliminar
  4. Decir que no había otra opción es una forma de excusarse... hay que ser consecuentes con los actos y no descargar en nadie más que en nosotros las consecuencias ocasionadas.

    Muy buena entrada, amigas mías.

    Mil besitos para vuestra semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así Auro, yo creo que siempre hay otra opción. Otra cosa es que no queramos verlo!
      Un abrazo gordote!

      Eliminar
    2. Obviamente que sí, Auro. Aquí cuando alguien dice "debo...", algunas personas mayores responden "l'unico che si deve è morire.." ("lo único que se debe es morir") ...todo lo demás son elecciones, no hay un sólo camino por tomar.

      Besotes infinitos, preciosa.

      Eliminar
  5. La vida está llena de elecciones, siempre nos presenta disyuntivas que debemos resolver, algunas casi son apuestas, otras el saber ver las oportunidades y perspectivas, ser visionario. Y las consecuencias son parte de lo mismo, buenas o malas. Cuando es un deber, ya no hay elección, sino un compromiso.

    Besos dulces para ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, la vida está llena de elecciones. Y con respecto a lo que es un deber, ¿qué es lo que debo en esta vida? ...¿debo estudiar? no, o acaso no hay quienes no estudian. ¿Debo trabajar?, no, de hecho hay mucha gente que no lo hace. ¿Debo tener pareja... casarme... tener hijos... quedar soltero/a... practicar la castidad... ser promiscuo/a...? no. Simplemente no. Seré y haré lo que yo elija, aceptando y siendo responsable de las consecuencias de cada una de mis elecciones.

      Besos grandes para ti, Dulce.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con Alma, también creo que "el deber" es una elección. Uno decide "siempre". Un ejemplo extremo,pero,que sirve creo... " mi deber es educar y criar a mi hijo" pero,yo puedo elegir no hacerlo, dejar mi deber a un lado y elegir o el abandono,o el maltrato etc... aunque suene a locura, creo que así es. Elegimos siempre, desde el lugar que cada uno crea,pero,elegimos.

      Eliminar
    3. Hay deberes que son propios, deberes con uno mismo o si quieren llámenlo compromiso. Estudiar, trabajar, ser alguien son deberes con uno mismo como crecimiento personal, más allá del deber social para ser parte del mundo. Pero cada cual se debe así mismo el ser mejor persona. En el ejemplo que da Lunaroja, si se deja de cumplir con el deber de una madre, es una elección por supuesto, pero ya eligiendo no hacerlo dejas de cumplir ese deber para con quien se le dio vida, para con quien no eligió venir al mundo. Entonces podemos decir, que las elecciones han de ser conscientes de sus consecuencias.

      Besos dulces.

      Eliminar
    4. Dulce, me das otro punto de reflexión y debate. ¿Tú dices que estudiar, trabajar, "ser alguien", son deberes? ¿De verdad cada uno se "debe" así mismo ser mejor persona? Sigo pensando que éstas son elecciones personales, porque un "deber" por definición es una obligación; y por ende, absolutamente todos deberían cumplir, y sin embargo hay individuos que no estudian, ni trabajan, ni aspiran a nada...y el mundo gira lo mismo. Pero el hecho que tú así lo creas, dice muchísimo de la clase de hombre que eres.

      Besos grandes.

      Eliminar
    5. Yo creo que sí lo es, ser mejor persona es un deber con uno mismo, más allá de solo una elección, la cual puede ser en cuanto puedes decidir serlo o no ser una mejor persona, o ser simplemente una mala persona, pero estoy seguro que hay un deber personal allí. El mundo puede girar igual, por supuesto que sí, pero el individuo no lo hará si no tiene qué comer, sino tiene aspiraciones en la vida, si carece de una vida finalmente, sucumbirá ante el mismo y ante el entorno que demanda.

      Más besos dulces.

      Eliminar
  6. Siempre hay mas de una opcion para elegir, pero muchas veces es complicado porque no sabes si sera la opcion buena. Pero hay que arriesgar. Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las buenas o malas elecciones son digamos subjetivas creo, algo que yo creo bueno,puede que tú no lo veas así. Por eso creo que nunca son malas o buenas, son simplemente elecciones hechas desde el punto en que nos encontramos en momentos determinados.
      Gracias Alicia por tu opinión!

      Eliminar
    2. Como dice Luna, que la opción sea buena, menos buena, o mala, es sólo una cuestión de perspectiva; es decir, vos y tus condiciones, vos y el momento por el que estás pasando, y todo eso es muy personal, muy subjetivo.

      Un beso!

      Eliminar
  7. Lo que elijamos; bien o mal, va a depender de muchos factores entre ellos: nuestra formacion, nuestro desarrollo mental, nuestra percepcion de la vida, nuestra calidad humana, nuestro grado de inteligencia y otras tantas cosas, pero creo que la principal y mas importante de todas es, segun la edad que tengamos. Cuanto mas mayores seamos, mejores seran nuestras deciciones, pero siempre estaremos propensos a equivocarnos.
    Muy interesante el tema me encanto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sin duda que a medida que vamos madurando y haciéndonos mayores, elegimos con criterios distintos,aunque eso no nos libre de "equivocarnos". Solo aprendemos a sopesar creo.
      Elegir es algo que hacemos desde el nivel de conciencia que tenemos en cada momento. Cuando quizás en el tiempo lo veamos como erróneo, es lo único que supimos o pudimos elegir en un momento en que no teníamos ni la capacidad,ni la mirada que podamos tener hoy.
      Gracias Pluma! Me alegra que te haya gustado este post!

      Eliminar
    2. Yo creo que la edad nos da la reflexión, uno deja las elecciones tomadas por impulso, esas que se hacen de puro instinto... con los años aprendemos a meditar las opciones... aunque eso no implica que sean mejores.

      Un beso.

      Eliminar