lunes, 23 de abril de 2018

Las raíces

Con Alma, no sólo compartimos una amistad y un cariño forjado a través de la distancia, sino que ambas también somos inmigrantes. La vida nos hizo cruzar el océano para buscar una vida mejor, un futuro más libre, más seguro. Compartimos una experiencia radical que cambió nuestras vidas para siempre.
Ambas decidimos arriesgar y lanzarnos al vacío. Cada una por los motivos que fueran (quizás eso no tiene importancia, pero, sí es el punto álgido por el cual se toma una decisión absolutamente vital)  apostamos por dejarlo todo.
Y de repente todo cambia, como si de un tajo neto te arrancaran de la tierra, y el mar fuera la mezcla insalvable de sangre y lágrimas. Tu tierra queda atrás y tú vas hacia lo desconocido y lo sientes como un vacío, un miedo expectante al futuro.
El precio que se paga es alto: atrás queda la familia, los amigos, el trabajo,  tus cosas y el poderosísimo sentimiento de “pertenencia” de saberte de un lugar, de sentir que “eres”. Aprendes a desprenderte y el coste es duro y difícil. Hay que hacer el duelo de lo que se deja y un ejercicio de aceptación de la nueva situación (por mejor que sea en relación a lo que se deja). Y sobre todo creo que lo más complicado es no quedar atrapado en la nostalgia, en el recuerdo que paraliza y te impide disfrutar de lo bueno que te rodea.
Sin embargo ahora, que podemos verlo a la distancia, las dos creemos que ha merecido la pena. Hemos construido una vida enriqueciéndonos de otras culturas y aportando la esencia de la nuestra.

La propuesta entonces para todos ustedes:
¿Serías capaz de dejarlo todo?
¿Arriesgarías salir de tu seguridad aunque tu vida no fuera todo lo “buena” que deseas para aventurarte a otra manera de vivir?
¿Podrías vivir en una cultura diferente aceptando las costumbres que te alejan de tu propia cultura?
¿Te sientes de verdad arraigado a tu país de origen a pesar de vivir fuera (si es este tu caso) ?
Y por último: ¿crees en el arraigo? o simplemente ¿lo que te ata a tu tierra es la familia, los vínculos, etc.?


                                                                                                                        Luna & Alma



26 comentarios:

  1. Vaya para vosotras un enorme abrazo por vuestro arrojo y valor.No es nada fácil dar ese paso trasatlántico. Personalmente creo en las dos cosas , el arraigo a la tierra y costumbres de origen y los vinculos personales. Solo el tiempo y la inteligencia como capacidad de adaptación nos permiten mitigar esa especie de tajo que nos arranca de lo más querido.

    Mis mejores deseos y fuerte abrazo y beso. Agradecido por esa maravillosa compañía musical.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssssssssss Sueño... yo no sé si considerarme una con "arrojo"; a veces hasta diría todo lo contrario. Un poco inconsciente... es que soy de las que prefiere decir "me equivoqué pero lo intenté...", que vivir toda una vida pensando "y si..." ...aparte debemos admitir que teníamos una ventaja, podíamos volver atrás, teníamos donde volver...

      Gracias a vos por acompañarnos semana a semana... besos!!!

      Eliminar
  2. Gracias Sueño Son!
    Creo que has dado en la tecla cuando dices que solo el tiempo y la inteligencia como capacidad de adaptación (resiliencia también) te hace mitigar el corte, y a la vez te hace buscar la salida a ese dolor.
    Bajo mi experiencia de unos cuantos años de mucho dolor, pude darme cuenta de cual era el proceso que me impedía reconciliarme con mi nueva tierra. La que me permitió tener una vida digna y donde pude formar una familia.

    ResponderEliminar
  3. Todo borrón y cuenta nueva es una aventura. Os felicito a ambas por haber sabido aprovechar el don de la adaptación. Hay circunstancias que no dan opción y hay que actuar de manera concisa y sin titubeos. Pero las raíces no se pueden olvidar, están en cada uno de nosotros.

    Yo sufrí durante unos meses, que me parecieron eternos... ese cambio, esa ruptura con todo y todos. No es fácil. Mi enhorabuena, mis queridas amigas.

    Mil besitos para ambas y muy feliz día del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Auro, una aventura que te catapulta al vacío,al miedo a "no saber".
      Creo que la adaptación, por lo menos en mi caso, llegó con los años. Durante los primeros que estuve aquí vivía peleada con este sitio. Nada me parecía bueno,ni bonito ni acogedor. Era tener el corazón congelado.
      Fue un proceso de evolución y crecimiento hasta que un día dije "basta, no peleo más". Me rindo a su belleza, a su abrigo...
      NO es nada fácil, y a pesar de todo esto, creo que no podría volver a vivir en mi país.
      Un besazo fuerte corazón!

      Eliminar
    2. No Auro, no es fácil... y hay días en los que un@ se volvería a nado, que ese mar que te separa de todo y todos lo/s tuyo/s parece que lo hubieses llenado con tus lágrimas... aunque también hay otros que agradeces uno a uno esos kilómetros.

      Besotes infinitos, preciosa!

      Eliminar
  4. Siempre dependerá de las circunstancias… Creo que todos somos capaces de ese gran salto, como digo, según qué situaciones, pero en cualquier caso, las raíces son parte innata de nuestra esencia. Nos podremos adaptar, incluso ser más felices en ese cambio, pero, algo dentro de nosotros nos recordará siempre el origen de esas raíces… Ese cúmulo de tantas cosas, que son y serán parte de nosotros, siempre…

    Hermoso e interesante, mi queridas amigas… Una vez más, os felicito 😊

    Bsoss y abrazos enormes, y muy feliz día del libro!😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí,Gine, todos somos capaces de dar el salto, el caso(creo,por experiencia y por la gente que conocí) es que no sé si todos pueden enfrentar la pérdida. Buscan en todo lo de la nueva tierra lo que dejaron en la suya. NO pueden dejar de sufrir ese vacío. Se tarda en aprender, que lo que dejaste nunca lo tendrás en otro lugar,justamente porque es otro lugar. Y creo que el secreto es saber coger lo que te ofrece cada lugar, eso es lo que enriquece. Quedarte con lo que has construído, con lo que has aceptado, tanto de un lado como del otro.
      Un besazo enorme y gracias!

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo contigo, creo que cada ser es capaz de muchas más cosas de las que imagina... los límites muchas veces están dentro de nuestras cabezas... Si uno está dispuesto a aprender, y ver las cosas como oportunidades, creo que todo es para bien.

      Besotes gigantes!

      Eliminar
  5. La vida nos enseña que nunca debemos de decir un no tajante a nada , pq a veces las circunstancias nos obligan afectar aquello que tiempo atrás dijimos , nunca lo haría.
    Es difícil dejar atrás tu hogar , tu tierra que te vio nacer a toda tu gente junto con tu cultura y irte a la aventura ..aunque tb es enriquecedor y si es para prosperar creo que sí lo haría , pq piensa una cosa la familia siempre estará contigo aunque no sea en físico y la amistad se hará nuevas , pero lo más importante es saber siempre que lo haces por tu bien y el de tu gente ..será duro pero todo se supera y cuando vuelvas la vista atrás y ves lo que has conseguido es una gran satisfacción , tengo un lema que no falla al menos hasta ahora ..la distancia no merma el amor y los sentimientos es la incomunicación y hoy se puede estar en contacto permanentemente ..así pues nada es fácil pero a veces hay que tomar decisiones .
    A tu última pregunta creo que la tierra tira y como no la familia y tu hogar.
    Abrazos valientes por ser mujeres que han optado por una vida mejor aún dejando todo en otro lugar ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Campi!
      Partir,supone una ruptura en la vida. Yo soy hija y nieta de inmigrantes,así que el irse de la tierra es una constante en la historia familiar. Todos los que nos fuimos lo hicimos por buscar un futuro mejor, y todos se desarrollaron en otras tierras. Sin duda es un paso vital que se toma en un momento. Y hasta que luego todo se recoloca, pasa tiempo, pues lo primero que tiene que recolocarse es tu corazón.
      En mi caso personal,no lo viví como irme a la aventura, para mi fue casi un destierro, como que no me quedó alternativa. Es por eso que comenté en algún otro comentario,que me costó mucho hacer las pases con el país que me acogió.
      Gracias enormes por tu mirada Campi!
      Un besazo.

      Eliminar
    2. Así es, no se debe jamás decir "de esta agua no beberé..." porque nunca sabemos delante qué circunstancias nos encontraremos.
      Y después, como dice Luna, darnos el tiempo de "acomodarnos", dar el tiempo a lo y los que nos rodea de conocerlos y que nos puedan "entrar"...

      Besotes Campi!

      Eliminar
  6. Creo que hay mucho de valentía en irse a otro país para comenzar otra vida y dejar atrás sobre todo lo familiar. Me parece que la motivación para dar ese paso debe ser muy importante, también pienso que hay personas más predispuestas a ese espíritu viajero o aventurero, yo no creo tenerlo, me siento a gusto donde vivo, aún de mis espacios, para dar un paso así mi motivo debería ser definitivamente un cambio radical de vida por un bien mayor.

    Gran canción además, aunque me quedo con la original de Soda.

    Besos dulces para ambas y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Dulce, es toda una decisión y hay que tener mucha valentía. En mi caso,yo tampoco quería irme. Mis condiciones en ese momento me llevaron a tomar esa decisión un poco impulsada por la situación que vivía en ese momento puntual. NO era porque yo quería, era un poco porque no me quedaba más remedio. Entonces todo cambia. Tu percepción no es la misma si la decisión es libre y sin condiciones.
      Muchísimas gracias por tu mirada!

      Eliminar
    2. A veces me pongo a reflexionar y me pregunto si es de valientes irse o quedarse... y aún no me he puesto de acuerdo. Creo que sí, que deben ser condiciones, circunstancias especiales y, sobre todo, muy, muy personales...

      Besos grandes.

      Eliminar
    3. Alma, creo que es igual, tanto irse y enfrentarte a una vida nueva,un giro total y absoluto,un quiebre...o quedarte, intentando subsistir, sobreviviendo con tantísimo sacrificio, viviendo en la inseguridad y la inestabilidad, y encima tu propio país,aquel que debería garantizarte los derechos,te da la espalda.
      Ambas decisiones son respetables,únicas y personales.
      BESOS!

      Eliminar
    4. Hablamos de irse, digo lo de la valentía desde esa perspectiva, si fuera por quedarse ya es otro tema.

      Eliminar
  7. Hola Luna, te tengo que decir que yo sería incapaz, bien sea porque amo a mi tierra, porque aquí estan mis hijos, mi familia, porque aquí están mis padres enterrados, porque aquí lo tengo todo y soy feliz, en fín, no cambiaria por nada lo que tengo, aunque para otros sea poco, para mi es suficiente. Admiro y me emociona a las peronas quetienen que salir de su pais y dejarlo todo. Yo también lo haría si gubiese fuerzas mayores, claro que tendría que hacer, con el dolor y valaentía que lo hacen muchas personas, porque en su pais es imposible subsistir.
    Solo de pensar en dejar en dejarlo todo me horroriza, y vuelvo a decir que admiro a los valientes que por fuerza mayor lo tienen que hacer...aplausos para ellos.
    Feliz semana Luna.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Carmen, ese en realidad es mi caso, no tuve alternativa, o sí,pero,era como dices tú solo subsistir. Y yo quería vivir, quería educar a mi hijo (en ese momento tenía solo uno) en un clima seguro y sobre todo en libertad, más allá de la cuestión económica que fue la decisiva para terminar de convencerme.
      Sin duda es todo un cambio vital. Nada vuelve a ser igual, hay cosas que son mucho mejores y otras que nunca más vas a volver a vivir a menos que vuelvas. Pero,me ha compensado. Este país me dio las oportunidades y me acogió con los brazos abiertos. Solo puedo sentir gratitud.
      Un besazo!

      Eliminar
    2. Fue un cambio que me hizo crecer, ver todo desde otra perspectiva... hasta comprender más lo mío, mi gente, mi tierra... como dice esa frase, que la manzana no cae muy lejos del árbol... pues cuando uno ve el punto de partida, tal vez comprenda el punto de llegada.

      Besos!!

      Eliminar
  8. No he pasado por esa circunstancia y creo que ambas, fuisteis valiente para dar ese paso hacía otro mundo, otras costumbres, otras personas. Y por lo que cuentas, a las dos os salió bien, me alegro mucho por ello.
    Creo que debe ser difícil dejar atrás todo y adaptarse a una nueva forma de vivir. Imagino que , en cada caso, las circunstancias son las que marcan esa necesidad de dar ese paso, pero está claro que hay que ser fuertes para darlo.
    No me considero especialmente arraigada a un país como tal, sí a la gente que quiero y me costaría mucho vivir lejos del mar.
    Un beso para ambas! o mejor, muchos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo no equivocarme al decir que lo más difícil de dejar, son los afectos. Porque si bien es verdad que el verdadero amor no entiende de distancias, a veces un@ necesita un abrazo real, o escuchar una voz, o sentir una piel... y no se puede, físicamente es imposible... pero se supera, o se adapta.

      Besotes!!

      Eliminar
  9. Gracias por pasarte Carmela, me gusta lo que dices, especialmente en tu última frase, acerca del arraigo, a veces yo también pienso que no tiene que ver con el sentido de "patria" sino con las cosas que te unen a las personas, y por ejemplo como dices tú,el mar...
    Para mi, era poder vivir en una ciudad, y como me fui a un pueblo, la verdad es que sufrí mucho, llegar de Buenos Aires a un pueblo de pocos habitantes fue un shock.
    Un abrazo enorme y gracias!

    ResponderEliminar
  10. Veamos:

    "¿Serías capaz de dejarlo todo?" - Si. Ya lo hice, podría volver a hacerlo.

    "¿Arriesgarías salir de tu seguridad aunque tu vida no fuera todo lo “buena” que deseas para aventurarte a otra manera de vivir?" - Pues sí.

    "¿Podrías vivir en una cultura diferente aceptando las costumbres que te alejan de tu propia cultura?" - La cultura es relativa, no absoluta, y no tiene que ver con las costumbres, son dos cosas diferentes.

    "¿Te sientes de verdad arraigado a tu país de origen a pesar de vivir fuera (si es este tu caso)?" - No, para nada.

    "Y por último: ¿crees en el arraigo? o simplemente ¿lo que te ata a tu tierra es la familia, los vínculos, etc.?" - Para nada, es mera ficción para que no decidamos partir hacia otro lugar en el que podamos estar mejor.


    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen resumen Jose, gracias por dejar tu comentario. Quizás para todos no sea tan lineal y claro el proceso,pero,creo que es mucho más sano. Los apegos condicionan muchísimo, y a veces hay que aprender a despedirse.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Hola José... me gustó lo concreto de tu comentario; lo único que no sé si estoy tan de acuerdo con lo que "el arraigo" es mera ficción. A ver si me explico, si lo tomo como el concepto extricto, de raíz y por ende, de inmovilidad, entonces sí, no existe como decís... cuando escucho que alguien se queja demasiado de esto o aquello, repito siempre "vete... cambia... no eres un árbol!" Pero tal vez, Luna por arraigo entendía el lazo que se crea con la tierra, el sitio, que te vió nacer y crecer, que va mucho más allá del quedarse o no en él... yo por ejemplo, te cuento una estupidez, cada vez que viajo a Buenos Aires y paseo por mi ciudad, por el barrio que me vió crecer, visito los negocios de siempre, veo rostros que reconozco a pesar de los años pasados, me entra una cosa dentro... una emoción muy fuerte... y sé, siento, que por mucho que me guste donde estoy, y que no volvería hacia atrás, lo que me produce ese sitio, mi ciudad, mi tierra, no hay otro lugar en el mundo que me lo produzca.

      Un beso.

      Eliminar