lunes, 12 de noviembre de 2018

Fábulas

“Digamos que existen dos tipos de mentes poéticas:
una apta para inventar fábulas
y otra dispuesta a creerlas.”
(Galileo Galilei)

Y yo hoy me pregunto, ¿por qué nos gustan tanto las fábulas? Preferimos los cuentos de hadas, las historias rosas, la poesía, antes que la realidad tal y como es. Parece que elegimos sistemáticamente creer a una ilusión, que ver lo que evidentemente tenemos en frente.

Obviamente no estoy hablando de libros y lecturas, sino del día a día. Hace unas semanas ví un post en Tumblr que me hizo reír (míralo aquí si quieres); y la risa fue provocada porque es así, preferimos una burbuja, aunque una parte nuestra sepa que lo es. Lo terminé de confirmar leyendo un comentario, una crítica sobre un relato, los otros días. El relato describía una escena de la vida de una pareja normal, un día común y corriente en la vida de ésta, y la crítica no era otra cosa que alguien diciendo que dicha escena era “aburrida” porque no pasaba nada más que una pareja desayunando y conversando, sin sexo y sin más... y de repente me acordé de este video: https://www.youtube.com/watch?v=2MXV9bc8-nY

Entonces vuelvo al inicio, ¿por qué algunos prefieren las fábulas? No niego que hubo un tiempo en el que yo también estaba dispuesta a creerlas, pero ya no. Todas esas historias prefiero dejarlas para los libros o para las películas al máximo; pero no con las personas. No necesito a alguien que me diga lo especial que soy (eso ya lo sé... jajajajaja... bromeo, hagamos liviano este lunes de reflexión), ni tampoco que soy única, o indispensabile, o perfecta... no, nada de eso. Respeto y aprecio muchísimo más quien se me para delante con el coraje de mirarme a los ojos diciéndome la verdad, su verdad; y dándome así la posibilidad de elegir qué hacer con ella. Pero sin engaños.

Tal vez me he enredado mucho; tal vez no he sido tan clara en desarrollar esta idea. La cuestión en definitiva es: ¿no es mucho mejor lo real que una mentira?; ¿quién es más amigo, alguien que nos halaga todo el tiempo o alguien que, aún a costo de discutir y pelear, nos marca los defectos y errores? ¿Es preferible que alguien se acerque mostrando un fingido interés, un mágico y fulminante enamoramiento; o que directamente, sin vueltas, aclare sus reales deseos?

Yo a esta altura de mi vida tengo muy claras estas respuestas... ¿y tú?

Alma & Luna

8 comentarios:

  1. Buenos días con alegría .. amiga he visto los enlaces que nos habéis dejado y no están mal , el vídeo totalmente de acuerdo en las pelis todos es genial Ayyy que mentira más grande jajaja.
    Bueno vamos al tema , las fábulas creo que son necesarias para alimentar nuestras imaginación y pq no las ilusiones ...eso no quiere decir que tengamos los pies en el suelo . Como bien dices ellas se quedan para los libros , las novelas y para contarlas en una noche de reunión ...ahora si tengo que quedarme con algo es la verdad por dura que sea ..a todos no vamos a negar nos gusta que de vez en tanto nos halaguen eso si , todo en su justa medida y no por costumbre . Los verdaderos amigos o personas que nos quieren nos dirán la verdad o al menos eso espero , pq con ella nos hacen crecer y no pensar que somos los mejores en todo ...noo, todos como humanos tendemos a defraudar alguna vez y eso tp es malo , la perfección no es buena , lo bueno es aprender a mejorar y sobre todo a ser mejor persona ..Así pues prefiero una verdad que me haga crecer que una mentira que me convierta en quien no soy.
    Una feliz semana y gracias por estas propuestas semanales . Abrazos .

    ResponderEliminar
  2. Totalmente. Las fábulas para otros menesteres (que también son necesarias), pero en cuanto a la vida real, yo no la concibo si no es “real” propiamente dicho. A mí muéstrame cómo eres, y/o lo que piensas de mí, aun cuando pueda herirme, y yo seré la que decida qué hacer al respecto. Uno no crece como persona con falsos halagos y golpecitos en la espalda, sino escuchando muchas veces esa verdad que no sabemos o no podemos ver. Aquel que te quiere y respeta, siempre te dirá la verdad, de una manera u otra para dañarte más o menos, pero la VERDAD. La vida carecería de sentido sin ella. Otra cosa es lo que nosotros decidamos hacer en esos otros ámbitos en los que invertir el tiempo con esas fantasías o fábulas que, como ya he dicho antes, son también necesarias para el equilibrio de la vida.

    Un abrazo enorme, y muy feliz semana, mis preciosas amigas!! 💙💙

    ResponderEliminar
  3. Partiendo de la base en que todos somos perfectos como somos, nos hemos acostumbrado al halago fácil a que "nos regalen" los oídos con lo que nos gusta escuchar. Es un canto de sirenas evidentemente,pero, caemos seducidos por esa voz, nos atrapa,nos hace sentir especiales (olvidándonos de que ya somos especiales). Especialmente en este medio virtual en que el teclado admite todo. Y muchas veces nada es lo que parece. Pero,también es más fácil no? No tener que demostrar nada,solo decir lindas cosas.
    Personalmente he de decir que me gusta que me digan las cosas que hago bien,o lo bien que puedo estar etc, porque también es verdad que vivimos en un mundo donde todo es criticado,o se puede hacer mejor,o se desvaloriza si no es de tal o cual manera. Pero también me gusta que no me mientan, que no me hagan luz de gas, poniéndome trampas emocionales.
    Simplemente eso.

    Gracias chicas por las miradas vuestras!

    ResponderEliminar
  4. No creo sea cuestión de fábulas, sino de lo último que has dicho o han dicho, de decir la verdad o mentir, y ya a cierta altura de la vida uno sabe lo que es, tampoco hay que engañarse a uno mismo, por eso puede sopesar las palabras de los demás, o al menos deberías saber sopesarlas en su justa medida.

    Yo sé cómo soy, mis virtudes y defectos, no porque me halaguen en demasía seré mejor persona, ni tampoco porque a alguien no le caiga bien seré la peor, simplemente soy consciente de quien soy.

    Besos dulces para ambas y dulce semana.

    ResponderEliminar
  5. Creo que a cierta edad todos y todas hemos acumulado la suficiente experiencia como para diferenciar entre halago fácil y palabra de aliento y abrazo. Que nos gustan las fábulas, es cierto, que agradecemos la verdad... también.
    Tú dímela y ya veo yo si duelo o no.

    Mil besitos para cada una y muy feliz semana, mis queridas amigas ♥♥

    ResponderEliminar
  6. Dulce y Auro,comparten una opinión similar, el hecho de conocerse,es verdad que nos "protege" de caer quizás en esas cortinas de humo. Y como dice Auro, tú dimela y ya veo si duele o no...
    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  7. Crecer/Madurar es dejar de creer en todas las mentiras que se nos dicen, pero no por ello dejar de intentarlo... Al menos así me han dicho.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  8. Buenos días...

    No sé si es tan fácil "darse cuenta" o sopesar las palabras del otro, como dice Ddulce; simplemente porque a veces no somos capaces. No porque no nos conozcamos, sólo que se nos pueden presentar situaciones donde vamos necesitados de cariño(¿?) y entonces creemos en ciertas palabras. Campi nos dice "la perfección no es buena"... yo creo que es casi imposible, y en lo personal no la pretendo de nadie y tampoco de mí misma. Como dice Gin, quien nos quiere, nos aprecia de algún modo, nos respeta, nos dice la verdad; no nos echa humo en los ojos para conseguir algo que desea, no se aprovecha de nuestras debilidades... si lo hiciera, sería ese el preciso momento en que nos deja de querer.
    Y sí Auro, hay que saber diferenciar entre una cosa y otra, porque el abrazo en instantes no tan buenos, se agradece y mucho... y como ha escrito José, nunca dejar de intentarlo.

    Besotes a todos!!

    ResponderEliminar