lunes, 21 de mayo de 2018

Razón o felicidad

"Se muere en el obstinado intento de tener razón.
Pero la razón no está nunca toda de una parte.
Para tener razón se está dispuesto a todo;
aún a estropear la propia vida y aquella de los demás.
Yo he decidido.
No quiero tener razón. Quiero ser feliz."
(Luciana Littizzetto)


Aunque parezca una pregunta tópica que hemos visto y leído mil veces, creo que encierra un mensaje que nos toca a todos.
¿Quién no se ha quedado enganchado en alguna discusión intentando que “nuestra verdad” prevaleciera sobre la del otro?
Nuestra educación, nuestros referentes de autoridad, familia, etc., nos “han enseñado” que tener razón es un valor a cultivar, que tenemos que luchar porque prevalezca nuestra verdad, y que “tener razón” de alguna forma te da poder.
A medida que pasa el tiempo, y tú te ves intentándolo una y otra vez, tratando de “imponer” tu razón aunque no la tengas, o si la tienes, no puedas hacerla valer. Te enzarzas entonces en una lucha de poder con los otros entablando discusiones estériles donde tal vez no se llegue a ningún acuerdo y donde lo peor es el estado o la sensación de frustración, enojo e impotencia con la que te quedas.
A todos nos gusta que si tenemos razón, en algún punto nos lo reconozcan, y también es cierto que muchas veces aunque tengas la razón estás debatiendo “contra una pared”.
Eso a la larga va afectando tu vida y a fuerza de batallar contra molinos de viento los efectos secundarios no tardan en aparecer: crispación, inflexibilidad, malestar… en definitiva no sentirte feliz.
Esta pregunta me la he planteado mucho porque suelo caer con frecuencia en esto: “querer tener razón” o tenerla e intentar convencer al otro.
Mi conclusión ahora, en este momento de mi vida, es que prefiero ser feliz a tener razón (mi trabajo me cuesta he de decir) porque no me compensa, especialmente cuando involucra a mis seres queridos.
He aprendido que como dice otro tópico: “hay que ser selectivo en nuestras batallas”.

¿Te apetece compartir tus pensamientos?
¿Te toca en algún punto esta frase?
¿Sientes que te gusta tener razón, o que necesitas tenerla con frecuencia?
¿Eres selectivo en tus batallas?
¡Te esperamos!
                                                                                                                            Luna & Alma

14 comentarios:

  1. Hay un viejo dicho que viene a decir que tenemos dos opciones: ser felices o tener razón.
    Si tienes razón, y no atienden. No te mates. Déjalos que sigan con su erre que erre. Ya se darán cuenta algún día y si no, vivirán siempre en su ignorancia. Si la tienes, deja igual. Todo tiene su tiempo. Sigue luchando si va en tus intereses. Si no, no te mates tampoco.
    Hay que invertir el tiempo justo en lo que merece. No hay que pretender pasar a un camello por el ojo de una aguja. Y si le clavas la aguja, según donde, no se va a enterar.
    Lo mejor es... ser feliz.

    Besos y muy feliz tarde para ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno Maga! Así pienso yo también aunque tenga que luchar muchas veces contra mi tendencia a enarbolar causas perdidas. Tengo que retomarme muchas veces y decir como dices: Déjalos que sigan en su erre que erre.
      Es más sano, es más natural en definitiva.
      Un besazo enorme preciosa!
      Gracias!

      Eliminar
  2. Siempre he pensado que no existe una verdad o razón absoluta. Cuando esto se comprende, toda batalla está de más. Las veces que entablo alguna discusión con alguien, suelo acabar diciendo: -Tú tienes tu razón, y yo la mía… Por supuesto que yo podré estar equivocada, o no, pero, para qué malgastar el tiempo… Es mejor llegar a un punto en común donde encontrarse ambos argumentos, y a otra cosa mariposa. A mí, desde luego, no me quita el sueño. Prefiero ser feliz con mis razones y pensamientos, sabiendo como soy, y sin intentar imponer nada a nadie, porque mi felicidad radica ahí, en ser libre y respetar la libertad del otro y cada uno con sus razones. Como digo, creo que la razón es totalmente subjetiva. Es más, creo que es incluso bueno, pues aprendes de cada una de ellas. Me gusta tener mi propia razón, pero no tengo ningún empeño en cambiar la de los demás. Vive y deja vivir. Hay batallas peores que lidiar, desgraciadamente…

    Buen post para reflexionar, mis preciosas amigas…

    Bsoss y abrazos para ambas, y muy feliz semana! 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en un punto importante: Cada uno tiene sus razones.
      Esa debería ser la clave para cuando nos enroscamos en discusiones estériles e inútiles. Vive y deja vivir, como dices.
      Un precioso comentario GIne! Gracias!

      Eliminar
  3. Hola amigas , la verdad que a veces es complicado pero seré lo más honesta posible en mis respuestas.La razón claro que me gusta tenerla pero no siempre la tengo y sé y eso importante cuando me equivoco pedir perdón eso ante todo ..ahora bien si estoy convencida de algo no soy fácilmente mi brazo a torcer lo que suelo hacer es intentar dar argumentos para convencer de ello al oponente .No convencerle pero sí darle mi punto de vista el pq creo tener razón.
    Una cosa está clara la felicidad antes que la razón ..pero aquí viene el problema si para ser feliz tengo que claudicar en mis pensamientos y razonamientos ...no sé me lo pensaré ajjaj todo en la vida es un ten.con ten.
    Gracias chicas por exponernos estas buenas e inteligentes preguntas .
    Un abrazo y feliz semana muakissssssss cuidarse .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahh muchos puntos interesantes! Me quedo con lo de pedir perdón ( cosa absolutamente necesaria para sentirse bien, no solo el perdón si no tenemos razón,sino en general en la vida cuando nos equivocamos). El segundo punto que me llamó la atención,es esto de dar tu brazo a torcer, cuánto nos cuesta no? A mi me pasa lo mismo.
      Y el tercero es en donde dices que si para ser feliz tienes que claudicar en tus pensamientos y razonamientos... ahi quizás, te remitiría al comentario que hace Gine. Entre otras cosas,dice que en realidad cada uno tiene sus razones. Y a veces lo único que tenemos que hacer es colocarnos en el lugar del otro,y quizás entendamos mejor su postura.
      Un besazo y gracias!

      Eliminar
  4. Hay que ser selectivo con las batallas... La energía y el tiempo no está para perderlo. Llega ese momento en el que das carpetazo y abandonas. Total... Tener o llevar la razón no da la felicidad en todos los casos.

    Mil besitos mis queridas amigas y muy feliz comienzo de semana 💓💓

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo. Ser selectivo en nuestras batallas, elegir realmente lo que valga la pena, por lo que valga la pena luchar. Sin duda.
      Un besazo enorme!

      Eliminar
  5. Yo no necesito tener siempre la razón, porque si la tengo la tendré y si me equivoco puedo aceptar no estar en lo correcto. Es un poco también e tolerancia y falta de soberbia, quien se empeña siempre en tener la razón es que piensa que está por sobre el resto.

    Besos dulces para ambas y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dulce!
      Tú también apuntas hacia un tema que no entró en el post... la tolerancia, que también es clave en este tema!
      El que se empeña siempre en tener razón es un poco el párrafo que abre este post, el obstinado,el que está dispuesto a estropear su propia vida con tal de tenerla.
      Un beso!

      Eliminar
  6. Vaya tema !! Creo que los.masticare un poco antes de comentar algo fuera de.lugar..besotes

    ResponderEliminar
  7. Pero es tan satisfactorio tener la razón a cada momento...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajaja... ¿y cómo negártela en este caso?

      Un beso, José.



      Yo sin dudas elijo ser feliz. Como han ya dicho más arriba, si uno está en lo cierto, si su visión es la más acertada, lo será pese a lo que digan los demás. Y si está equivocado, lo estará pese a negarlo o encapricharse en lo contrario. Por lo cual discutir y pelear, no es nunca una buena opción... sino una pérdida de tiempo y algo desgastante para el alma entera.

      Besos a todos y cada uno.

      Eliminar